Alimentación y nutrición ante la crisis del COVID-19

Hoy en día en México y en el mundo se presenta una gran crisis ante la pandemia del coronavirus. ¿Qué es el coronavirus y por qué representa un gran problema? Para empezar, el coronavirus es un conjunto de virus, que en humanos pueden originar un conjunto de afecciones respiratorias leves que puede ser un resfriado común hasta sus formas severas como el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio conocido también como el MERS y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo conocido como SARS.

¿Cómo se puede propagar el virus? De acuerdo con la evidencia que se tiene con respecto a este tema es que una persona puede contraer el virus al tener contacto con otra persona infectada por medio de gotas de la boca o nariz que se generan cuando una persona tose o exhala. Tienen mayor riesgo si se llega a inhalar estas gotas o incluso nada mas al tocarlas y posteriormente se tocan la cara, ojos o cualquier otra mucosa.

¿Por qué se considera una alerta sanitaria global? Se sabe que la mayoría de los síntomas de la infección son leves y que la tasa de mortalidad es mucho menor que aquellos registrados por el MERS o el SARS, sin embargo, este tipo de coronavirus tiene la capacidad de diseminarse mucho más rápido que por ende representa un problema mayor en cuanto a las cifras de mortalidad.

¿Qué podemos hacer como población para evitar que se propague y cuál es nuestra responsabilidad? En primera instancia, es necesario y de vital importancia que se evite salir a lugares públicos únicamente cuando sea estrictamente necesario (por ejemplo el supermercado). Segunda, se debe tener y mantener una higiene adecuada personal como del ambiente en el que uno se encuentre, pero en especial de las manos. Tercera, taparse cuando se estornude o tosa con el coso flexionado y/o se use pañuelos desechables; evitar tocarse la cara, nariz u ojos cuando se tengan las manos sucias.

Y en cuanto a la alimentación y nutrición, ¿qué es lo que se puede hacer? Hasta el día de hoy no existe como tal un tratamiento nutricional, sin embargo, las recomendaciones que existen están dirigidas a controlar los síntomas generados por fiebre y los problemas respiratorios, que es la adecuada hidratación de por lo menos 1.5 a 2 litros de agua. Se recomienda evitar el consumo de bebidas endulzadas (refrescos, jugos) y preferir agua natural o se pueden hacer infusiones naturales con frutas sin azúcar o endulzadas con edulcorantes naturales.

En cuanto a alimentos se recomienda que se compren y se consuman alimentos los más frescos posibles en cuanto a verduras y frutas (5 raciones/días), un consumo adecuado de cereales, legumbres y frutos rojos, una variedad de cereales integrales y se consuma en menor medida alimentos de origen animal como carnes rojas, huevos, quesos y lácteos. En el caso de los lácteos se recomienda elegir bajos en grasa y que se consuman principalmente como fuente de calcio. En conclusión, a través de una dieta variada tanto en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, lácteos y semillas podemos contribuir a una flora intestinal saludable.

Y esto en conjunto con una actividad física diaria de por lo menos 30 minutos diarios, que en caso de que se tenga acceso correr o nadar, hacer yoga, zumba, entre otros muchos ejercicios. Te invitamos a la clases de yoga en línea que nuestros instructores tienen disponibles para ti. Recuerda inscribirte y aparta tu lugar ya que hay cupo limitado.

Esperamos que tú y tus seres se encuentren bien y protegidos. Un abrazo muy grande a nuestra comunidad Aiki y te invitamos a nuestra página de Facebook para conocer las actividades online que tenemos para ti, creadas para ayudarte en estos tiempos de crisis.

Conoce más aquí


Bibliografía: Organización Mundial de la Salud. Food and nutrition during self-quarantine: what to choose and how to eat healthily.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *