Los prebióticos


Los prebióticos son un tipo de fibra vegetal que promueven el crecimiento y actividad de bacterias beneficiosas en el organismo y permiten la disminución de microorganismos patógenos.

Así como se habló en artículos previos sobre los probióticos, ahora toca hablar de los prebióticos. Son menos conocidos que los probióticos, pero son igual de importantes. Cuando se abordó el tema de los probióticos, se habló de la microbiota intestinal, que el conjunto de millones de microorganismos de defensa que viven en nuestro organismo. Para tener una microbiota intestinal sana además de una correcta alimentación, el ejercicio, la edad, entre otros, es tener un equilibrio entre las miles de especies de bacterias beneficiosas en el organismo. Se ha visto que para mantener este equilibrio debemos ayudar a nuestro organismo a que crezcan estás bacterias por medio de los prebióticos y, además, debemos incorporar directamente estas bacterias a partir de los probióticos.

Iniciaremos mencionando, ¿qué son y por qué son importantes? Los prebióticos son un tipo de fibra vegetal que promueven el crecimiento y actividad de bacterias beneficiosas en el organismo y permiten la disminución de microorganismos patógenos.

Beneficios de los prebióticos:

  • Si los prebióticos se consumen de forma regular, permite una mejora importante en el tránsito intestinal, permite un correcto balance de agua y electrolitos, proporcionándonos energía y nutrientes, así como una barrera de defensa contra los microorganismos patógenos.
  • Permiten el crecimiento de probióticos como las bifidobacterias y lactobacilos, que nos permiten a disminuir el Ph de nuestro intestino, nos ayuda absorber aminoácidos de cadena corta, así como una mejora en la absorción de minerales como el hierro, magnesio y calcio.
  • Permite el crecimiento de especies de bacterias como la Akkermansia Muciniphila y Faecalibacterium prausnitzii, las cuales tienen una acción antiinflamatoria del intestino y que en conjunto permiten una buena salud digestiva e intestinal.

Y ahora, te preguntarás, ¿en qué alimentos se encuentran estos famosos prebióticos? Éstos se encuentran en distintas fuentes naturales como: la alcachofa, ajo, cebolla, espárragos, la leche, leguminosas (alfalfa, frijol, chícharo, habas, garbanzos), en la fruta (frutos rojos, plátanos), en la soya, la miel y la inulina.   

Es importante que además de tener una variedad de prebióticos en la dieta, tengas en mente que se mantenga un equilibrio en su consumo, ya que, como cualquier exceso, el de fibra no es nada diferente ya que nos puede provocar malestar o inflamación intestinal. Así que recuerda de incorporarlos en tu dieta poco a poco.

Nuevamente te invito a probar los productos que Aiki tiene para ti con servicio a domicilio para disfrutarlos con tu familia. Si deseas conocerlos y quieres saber cómo hacer tu pedido, entra a nuestra página de Facebook o en Instagram @AikiWellnessCenter.

Conoce más aquí


Bibliografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *