Y colorín colorado esta etapa se ha acabado…

Existen momentos en nuestra vida donde nos sentimos a tope, donde nos gustaría pausar el tiempo y simplemente extenderlo un poco más. Se siente como cuando estas teniendo un muy buen sueño y no quieres despertar.

 Momentos que quisiéramos hacer eternos

¿Sabes que es lo único seguro en esta vida? El cambio.

Terminar una etapa y empezar otra, de eso se trata todo el tiempo. Aunque sea difícil de aceptar, todo el tiempo estamos en un constante cambio.

No eres la misma persona que eras hace un año, ni hace un mes, ni tampoco hace un día. Físicamente tus células ya cambiaron, mentalmente ya dejaste de creer en muchas cosas y tienes creencias nuevas, emocionalmente te aseguro que estas teniendo sentimientos inconstantes todo el tiempo.

¿Cuál es la diferencia entre cerrar etapas y cerrar ciclos?

Una etapa tiene un comienzo y un final, mientras que un ciclo es repetitivo.

Cuantas veces no hemos escuchado las frases de peliculas o de muchos best sellers;

¨Los finales son un nuevo comienzo”

“Elegir dar vuelta a la página o cerrar el libro”

 “Cerrar la puerta para abrir otra mejor”

Todos nos dicen que TERMINEMOS ETAPAS, pero nadie nos dice cómo.

Cerrar una etapa más  que evadir lo que realmente se está sintiendo, es un proceso de ACEPTACIÓN.

Aceptar que:

  • Esa persona ya cumplió el propósito que tenia en tu vida y es hora de conocer a personas nuevas.
  • Ese trabajo llego a su fecha de caducidad y que tienes mil oportunidades más para encontrar algo que realmente te apasione.
  • Esa relación te hizo muy feliz, pero los intereses han cambiado y cada uno debe de seguir su camino.
  • Esa situación/experiencia únicamente pudo ser de esa forma y que él HUBIERA no existe.
  • Esa familia que te toco es la familia perfecta para TU evolución.
  • Ese lugar donde te encuentras en este momento es el indicado para cumplir todos tus sueños.

Esos únicamente son ejemplos de diferentes etapas, que muchas veces cuesta mucho trabajo soltar, pero en esta vida se tienen un sinfín de experiencias donde se debe poner un punto final y no una coma.

Después de entrar en el proceso de aceptación, se debe entrar en la reconciliación.

Reconcíliate desde el amor con la experiencia y permítete experimentar cualquier emoción que estes sintiendo sin reprimirla.

No se trata de olvidar, sino de recordar con cariño, pero no con necesidad, asi podemos agradecer por lo que fue y no sufrir por lo que ya no es.

Pongamos luz a lo ya no debe estar en nuestras vidas, y apreciemos lo que debe continuar.

¡Agradece lo que te ha dejado y ahora tu déjalo ir!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *