Edulcorantes ¿buenos o malos?

 

De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino del 2016, los resultados con respecto a la obesidad y sobrepeso tanto en niños como en adultos mayores a 20 años muestran datos realmente preocupantes. En la población infantil se vió una disminución no significativa en ambos eventos, en adolescentes (12 a 19 años) aumentó de 34.9% en 2012 a 36.3% y por último en los adultos el incremento fue similar de 71.2% en 2012 a 72.5% en 2016 1,2. Este aumento en obesidad ocurre principalmente en países en desarrollo tanto en la población infantil como en adultos y se encuentra asociado al aumento en el consumo de bebidas azucaradas (refrescos, jugos envasados, leche con azúcar, etc.).

 

A pesar de no ser datos estadísticamente significativos son preocupantes para la salud de la población por la gran asociación que tiene a enfermedades metabólicas como complicaciones a nivel cardiovascular, por lo tanto se requieren estrategias que puedan tener un impacto positivo en la salud de la población³.

 

En la revista New England Journal of Medicine, se han publicado diversos artículos que proponen y promueven recomendaciones sanitarias, principalmente la sustitución con edulcorantes no calóricos con la finalidad de limitar el consumo de azúcar proveniente de las bebidas azucaradas, que de alguna forma tienen un menor aporte energético, en el control de peso corporal y en el probable efecto en personas con diabetes en el control glucémico³. Pero ustedes preguntaran, ¿es seguro su consumo de forma regular?, de acuerdo a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés European Food Safety Authority) que es la máxima autoridad de la seguridad alimentaria que se responsabiliza de la evaluación y gestión de riesgos 3, a través de múltiples investigaciones y revisión de literatura concluyó que el consumo de aspartamo, uno de los principales ingredientes de los edulcorantes no calóricos, no implica ningún riesgo de toxicidad para sus consumidores y es segura para la población en general. Sin embargo, el consumo de éste se debe de hacer con moderación ya que el consumo excesivo podría ser perjudicial para la salud, sin embargo, este efecto depende del tipo de edulcorante y la cantidad que se consuma, del contexto así como de la condición física de la persona que lo consume².

 

De igual modo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés Food and Drug Administration), de acuerdo a la seguridad de su consumo y de acuerdo con el concepto de GRAS (Generalmente Reconocido como Seguro) concluyen que a pesar de que se desconocen los riesgos potenciales de éste, el consumo habitual no ha implicado problema alguno. Sin embargo en la única población donde se recomienda un consumo moderado y con mayor precaución es en las mujeres embarazadas, a pesar de estar aprobado por la FDA y al no haber ningún efecto nocivo conocido hasta la fecha. Aunado a lo anterior se recomienda que para un uso correcto de estas sustancias se lean con detenimiento las etiquetas de información nutrimental de aquellos alimentos con edulcorantes no calóricos.

 

Si sientes que estás consumiendo más azúcar de la que debes y consideras que debes de controlarlo, te recomendamos que empieces probando está opción, que es un poco más saludable y que no es dañino si se consume con moderación. Es importante que además de cuidar tu alimentación lo complementes inicialmente con ejercicio de forma constante 30 minutos al día e ir aumentando conforme tu cuerpo se adapte para tener mucha más energía y un mayor bienestar físico y espiritual.

¡Te invitamos a Aiki a una de nuestras clases prueba de yoga!

Agéndala en nuestro Facebook


Referencias

  1. Shamah-Levy T, et. al Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016. Resultados Nacionales. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública, 2017.
  2. Sesmilo León G, Lecegui P. Edulcorantes Artificiales. ENDOCS: Endocrinología y Nutrición [Internet]. Marzo 2017. Disponible en: http://www.endocrino.cat/es/blog-endocrinologia.cfm/ID/7878/ESP/edulcorantes-artificiales.htm
  3. EFSA: European Food Safety Authority. About EFSA. Disponible en: https://www.efsa.europa.eu/en/aboutefsa
  4. García-Almeida JM, Casado Fernández GM, García Alemán J. Una visión global y actual de los edulcorantes: Aspectos de regulación. Nutr. Hosp. [Internet]. Julio 2013; 28 (Supp 4): 17-31. Disponible en:http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112013001000003

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *